Oxidadores térmicos

Introducción

Con más de 350 oxidadores térmicos instalados en todo el mundo, Babcock Wanson cuenta con una experiencia sinigual en tecnología de oxidación térmica.

Todo el proyecto, desde la investigación inicial hasta la puesta en servicio final, se desarrolla internamente con el fin de alcanzar la solución más rentable para nuestros clientes. Una revisión minuciosa del proceso en las fases de investigación y diseño se traduce en una solución plenamente optimizada para cada aplicación, capaz de ofrecer los costes operativos más bajos a largo plazo. Nuestros ingenieros buscan las mayores eficiencias térmicas para los oxidadores recuperativos y un funcionamiento autotérmico para los oxidadores regenerativos.

Ventajas de los oxidadores térmicos

Los efluentes gaseosos procedentes de distintos procesos industriales pueden contener niveles elevados de compuestos orgánicos volátiles (COV) u olores que deben tratarse antes de su evacuación a la atmósfera para cumplir con la reglamentación en vigor. La solución más eficaz y generalizada para el tratamiento de COV y olores es la oxidación térmica. Los gases contaminantes se calientan a alta temperatura en una cámara de combustión en presencia de aire y se oxidan completamente antes de evacuarse como un gas inocuo.

Los oxidadores térmicos se diseñan y se fabrican para una recuperación de la energía térmica externa (oxidadores recuperativos) o interna (oxidadores regenerativos). La decisión sobre qué tipo de oxidador es el más adecuado para cada aplicación suele depender de la composición y el volumen de suministro del aire contaminado, así como de la concentración de COV. Los oxidadores modernos también pueden incorporar técnicas de concentración basadas en tecnologías de adsorción que logran tratar volúmenes de aire todavía mayores con cargas de disolvente muy reducidas dentro del alcance de un funcionamiento económico.

Mostrando todos los resultados 4